sábado, 7 de mayo de 2011

CRITICA DE LA PELICULA VICTORIO por: Carlos Bernal Romero

Para Irán Castillo
La más bonita de las mujeres eternas








Victorio (Luís Fernando Peña) es el típico MS (Mara salvatrucha) lleno de tatuajes y al igual que a José Alfredo para él la vida no vale nada, se mete a trabajar (cuidar) a Don Raúl (Manuel Ojeda), recomendado por Gregorio (Guillermo Quintanilla) y ahí conoce y se enamora de Gabriela (la eterna Irán Castillo), quien vive con Lulú (un travesti genialmente interpretado por Roberto Sosa). A partir que Victorio se va a vivir con ellas empiezan sus peripecias.

El principal problema de Vitorio es que tanto los personajes (El mara, la sidosa, el travesti, el capo y la madre alcohólica, una corcholata posmo) como las actuaciones de (Luis Fernando Peña, Manuel Ojeda, Guillermo Quintanilla y Carmen Salinas) y la música (raps que pretenden ser originales sin lograrlo) están completamente estereotipados y nos da la impresión que ya los hemos visto y oído en otras películas.

Los únicos que se salvan son Roberto Sosa que hace quizá el mejor papel de su vida, aunque su personaje se parezca a Gustavo Díaz Ordaz vestido de mujer y nuestra Irán Castillo, que en una escena con todo y sida, se ve como de 13 años.

La película la podríamos calificar como regular y sólo por la actuación de Sosa y la presencia de Irán, que, para fortuna de todos sus admiradores, todavía soporta sin parpadear un close up

Si no fuera por eso, resultaría mala por los estereotipos arriba mencionados, el infumable final, (consejo incluidos), cual documental de estudiantes de periodismo y la escena clave de la historia en que por robarse dos hotdogs, tienen que salir corriendo dejando sus cosas (con mínimo 10 mil pesos), que Gabriela le birló a Don Raúl, que por mucha ficción o mala suerte de los personajes, no resulta creíble.

Entonces Victorio (Alex Noppel 2009) es sólo para fans, como el que esto escribe, de Irán Castillo Pinzón, que nos vuelve a demostrar que es una mujer atemporal, para admirar toda la vida.

Para finalizar y un poco al margen de esta cinta, parafraseando al maese Joan Manuel Serrat en su canción Tío Alberto, le podemos decir a Luís Fernando Peña:

¡Qué suerte tienes cochino!

porque en Amar te duele (Fernando Sariñana 2002) es el improbable novio de Martha Higareda y nueve años después, la improbable pareja de Irán Castillo, que con todo y sida, él:

No es de la estatura de su vida



(7/V/2011) (CARLOS)

5 comentarios:

  1. manga de puto ajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien estoy de acuerdo contigo, Robero e Irán son los únicos que sobresalen,ademas Irán demuestra que por más pequeño que sea el personaje ella lo hace grande,es una lastima que excelente interprete se tan desaprovechada en nuestro cine

    ResponderEliminar
  3. Gracias por leer y escribir.
    Sí, lástima que la película pasó con más pena que gloria.
    Carlos

    ResponderEliminar
  4. Que lástima que a penas encontré esta critica por cierto Carlos muy mala ya que la película solo relata las cosas que pasan a diario en nuestro lindo México pero personas como tu jamás las entenderán por que nunca han estado en las calles y no saben las reglas de estas. En lo particular y se que muchos me van apoyar la película es excelente.

    ResponderEliminar
  5. Pues en mi opinión esta película esta excelente pork todo pere real y asi se vive enlas calles siempre....13

    ResponderEliminar