sábado, 9 de marzo de 2013

Lo destacable de la obra de Friedrich Niezsche en "Así habló Zaratustra" (1) por: Fernando Martínez

Friedrich Wilhelm Nietzsche fue un filósofo alemán que, entre otros aportes, criticó la cultura religiosa y en especial la tradición judío-cristiana.

Nietzsche es recordado por una frase que englobó parte de su filosofía “Dios ha muerto”, refiriéndose, no literalmente a una “muerte de Dios”, sino afirmando que la etapa de oscurantismo que vivió la humanidad donde se creía que la tierra giraba alrededor del universo y también alrededor de Dios terminó. 


La razón había matado la fe sin fundamento y Nietzsche en pleno siglo XIX terminó por separar una etapa importante para el pensamiento “moderno”.

Es un periodo en el que la filosofía quería ser convertida en ciencia. Nietzsche se hizo la pregunta sobre si la ciencia podía responder sobre el sentido de la vida. 

Este siglo se hace el conocimiento de la vida a través de las matemáticas.

Según cuenta su biografía:


Friedrich Nietzsche nació el 15 de octubre de 1844 en Röcken, un pequeño pueblo en Röcken, una pequeña ciudad de la Sajonia prusiana, hijo de Carl Ludwig  y Franziska Oehler.


Su abuelo y su padre fueron pastores protestantes, por lo que se educó en un ambiente religioso. Tras estudiar filología clásica en las universidades de Bonn y Leipzig, a los veinticuatro años obtuvo la cátedra extraordinaria de la Universidad de Basilea; pocos años después, sin embargo, abandonó la docencia, decepcionado por el academicismo universitario. En su juventud fue amigo de Richard Wagner, por quien sentía una profunda admiración, aunque más tarde rompería su relación con él. 

Cito la biografía para entender un aspecto de la vida del filósofo que se refleja en sus obras; me refiero a su formación protestante. El haberse permeado de la religión judío-cristina y obviamente, por vivir en un país europeo , Nietzsche, queriendo o no, hace una gran crítica a las ideas religiosas del hombre.


Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para ninguno (1883, I y II; 1884, III; 1885, IV) será el texto que se analizará en la siguientes líneas, una de los libros más queridos por los “fans” de Nietzsche.



Así habló Zaratustra es una obra escrita entre 1883 y 1885 por el filósofo alemán. En este texto encontramos las principales ideas de Nietzsche, expresadas mediante un diálogo metafórico,  ya que está compuesta por una serie de relatos y discursos que ponen en el centro de atención algunos hechos y reflexiones de Zaratustra, uno de los personajes principales en el cual gira el discurso del autor.

Zaratustra es un ermitaño que va  a la montaña y se encuentra a un joven con el cual entabla una conversación, (la cual se convierte en el evangelio de Zaratrustra).  

Lo destacable de la obra de Friedrich Niezsche es que está compuesta principalmente por episodios más o menos independientes, ya que sus historias pueden leerse en cualquier orden. 
En esta obra podemos comprender, sin el ánimo de jugarle al psicólogo, que Zaratrustra es Nietzsche proyectado; todas las ideas del filósofo, sus sentimientos, su manera de ver y comprender el mundo, su alusión al dolor, su percepción y crítica de los prejuicios morales del hombre, su idea de libertad, del espíritu y la idea de rompimiento ante la muerte, son aspectos que este grande de la filosofía quiso heredar a la humanidad, y lo hizo.

El personaje de "el joven" también puede ser Nietzsche, precisamente en esa etapa,o también aspectos que el filósofo discute en su mente.

Nietzsche, afirma que el espíritu carga cosas pesadas pero que también el hombre debe pasar por momentos trágicos en su vida.

Los seres humanos tememos a los cambios, nosotros queremos ser “acto”, no queremos ser “tránsito” porque no tenemos la capacidad de “girar el volante”, aun cuando nos esté yendo bien. El mutar siempre ha dolido, y aunque la vida nos pida a gritos un cambio, somos necios.

3 conceptos que resaltamos de la obra de Nietzsche:

1. La transmutación de los valores
2. El nihilismo
3. Y el superhombre 

Nietzsche nos revela que el verdadero hombre es el que es capaz de hacerse responsable de las consecuencias de sus acciones, de su pensar, y de su vida en general.

Un aspecto destacable, que a simple vista es depresivo, es la idea de que el sufrimiento es el motor de la vida, esta "verdad" es desgarradora, porque entonces el ser humano debe forzosamente sufrir para avanzar.

Un último concepto; el eterno retorno.


La filosofía del autor problematiza uno de los sentimientos que todos los seres humanos en algún momento de nuestras vidas hemos deseado que es que el momento que estemos viviendo nunca acabe y se repita por toda la eternidad. 

Esto parece un capítulo de la serie de los ´80 Dimensión Desconocida donde un momento feliz, repetido eternamente, podría convertirse en un infierno para el hombre.

Para el autor el hombre debe mutar para ser feliz. Debe morir en vida, no una sola vez, sino con "varias muertes chiquitas", el hombre debe forzosamente experimentar la muerte en vida para realmente trascender en espíritu.


(1) Nietzsche, Friedrich Wilhelm.(2003). Así habló Zaratustra. Alianza, Madrid, España. Pp. 77-79, 90-93, 118-121, 278-301

No hay comentarios:

Publicar un comentario