domingo, 4 de diciembre de 2016

LA CANONIZACIÓN DE JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO: Mejor un nuevo joven santo que un nuevo joven sicario Por Gianfranco Fuscaldo


Parecía un simple acontecimiento para la Iglesia Católica, todo indicaba que terminaría el tema en "una misa de domingo" en el Vaticano, pero no.

La canonización del mexicano José Sánchez del Río tuvo eco en los ambientes políticos, intelectuales y académicos. Jamás quedó en una simple festividad religiosa como se esperaba.

Y es que el fenómeno que causa una santificación en el lugar de origen del nuevo santo no es tan simple si analizamos sus repercusiones sociales, personales y hasta políticas.

Que que un mexicano haya subido a los altares de la institución con mas de mil doscientos millones de fieles en todo el mundo, eso provoca molestia por parte de los sectores que siguen a favor de un Estado Mexicano Laico.

José Sánchez del Río un niño u adolescente (como se le quiera tomar porque muere a los 15 años)peleó en la denominada Guerra Cristera (1920- 1924) tiempo después de la Revolución Mexicana, y que según la historia, fue torturado y fusilado por las tropas a cargo del entonces MASÓN-ASESINO Plutarco Elías Calles (1)

Tal parece que la Iglesia Católica tiene sus propios ritmos y jamás se pensaría que con esto quiso "chingar" al Gobierno de la República Mexicana. Con eso de que últimamente se peleó desde todos los ámbitos, (unos a favor y otros en contra), por la controvertida Ley de Matrimonios Igualitarios que propuso Enrique Peña Nieto. Tal parecería que canonizar a una víctima de la época Cristera pudiera leerse como una provocación.

Pero no, para que una persona empiece el proceso de beatificación (candidato a santo); se tiene que iniciar la causa por escrito y esa misma persona debe ser originaria del lugar de nacimiento o muerte del candidato a santo; se requiere investigar a amigos, a familiares cercanos y obligatoriamente comprobarse que el susodicho llevó una vida ejemplar apegado con los principios cristianos. Pero además "la prueba de fuego”, será un milagro que deba de pedírsele al candidato y obviamente, éste lo haga. 

Después el proceso para investigar "el milagro" en pocas palabras requiere de un parte médico o científico que compruebe que no hubo intervención humana y así se declare un milagro.

Pero tal parece que un santo mexicano reconocido por el Papa Francisco y en un contexto donde el Gobierno Masón Mexicano seguía en pugna con una Iglesia aferrada a sus principios y valores; es provocador aún en el año 2016.

Bernardo Barranco (especialista en religiones) dedicó toda una emisión de su programa de televisión “Saco y Profano”(2) a analizar la decisión del Papa Francisco de elevar a los altares a Joselito (como también se le conoce).


Pero, ¿qué le deja este hecho a la sociedad mexicana?

¿Qué le deja a la feligresía católica del país?

¿Aporta este hecho a que la historia diga que "los malos" fueron los del gobierno y "los buenos" los feligreses católicos.?

Lo que sí sabemos es que "un nuevo santo" mueve mucha gente; no sólo en lo espiritual, sino en lo material y por supuesto se trastoca la ideología. Esto al Gobierno nunca le ha gustado.


Un santo, es un santo aquí y en China; es decir, que es una persona que se fue al cielo directamente, que goza de la redención de Jesucristo y como "el más allá tiene preocupación por los vivos", Dios concederá peticiones a los devotos del mexicano, ¡hasta las referentes a la violencia en el estado de Michoacán, ¡Dios también intervendrá en la lucha contra el crimen organizado!

Los gobernantes y políticos podrán decir que es el show de la Iglesia y que: "con su mismo pan se lo coma", pero tal parece que no es así; la canonización del niño cristero fue primera plana en diarios de circulación nacional.

Todo México se enteró y se dio la noticia como no se lo esperaba nadie. 

El Gobierno en México, como la Iglesia han minimizado "La Guerra Cristera", dejándola en dos párrafos en los libros de texto. Pero lo que sí podemos discernir, es que los políticos mexicanos no tienen el control de lo que "se ata en la tierra" que a su vez "se ata en el cielo".

Al final, tener un nuevo joven santo es mejor que tener un nuevo joven sicario.



(1) Biografía San José Sánchez del Río
Por: Aci Prensa 
Encontrado en 
https://www.aciprensa.com/recursos/san-jose-sanchez-del-rio-3626/

Nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, Michoacán. Al decretarse la suspensión del culto público, José tenía 13 años y 5 meses. Su hermano Miguel decidió tomar las armas para defender la causa de Cristo y de su Iglesia. José, viendo el valor de su hermano, pidió permiso a sus padres para alistarse como soldado; su madre trató de disuadirlo pero él le dijo: "Mamá, nunca había sido tan fácil ganarse el cielo como ahora, y no quiero perder la ocasión".

(2)"Saco y Profano" es un programa de análisis especializado en religiones que se transmite por Canal 11 todos los lunes a las 23:00 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada