martes, 10 de enero de 2017

CARLOS RIVERA Y LOS TONTOS, CIEGOS, NACOS, MEDIOCRES QUE LO DEJARON IR Por Gianfranco Fuscaldo


La mejor entrevista que le han hecho a este cantante se la hizo Gloria Calzada en el canal de cable Ritmoson, por lo "muy gorda que nos puede caer" la conductora, le tenemos que reconocer que ahí, en su espacio, Rivera le dio declaraciones que nunca había dicho antes a ningún medio de comunicación.


Es por lo anterior que nos nació las ganas de escribir sobre el ex-académico que ha puesto a México en alto, sobretodo en España con el musical El Rey León.

A Carlos Rivera, de un día para otro, lo vimos: más guapo, más maduro, más producido, más humilde y más grandioso. Como dicen en el pueblo de Cristina Saralegui "Más echado pa´lante"


Hoy, no es el escuincle puberto que llegó a TV Azteca, no es el mismo que se fue de México cuando "su televisora" no lo apoyó y lo desperdició como quien tira un manjar a la basura.


¡¿Cómo no darte cuenta de su potencial?!
Para ser "ejecutivo" de una compañía de talento; llámese disquera, canal de televisión, radiodifusora; se debe tener "ojo para visualizar un diamante en bruto".

Pero no, en Azteca son nacos, tontos, todos los "ejecutivos" parecen Los Huicho´s Dominguez del negocio de la televisión; son unos tarados con dinero.

Lo vimos ante nuestros propios ojos. Carlos creció en todos los aspectos; en lo vocal, en lo actoral, en la madurez emocional que se debe llevar en la maleta cuando vas de aeropuerto en aeropuerto y de ciudad en ciudad.

Carlos Rivera logró lo que muchos sueñan y pocos alcanzan. Logró vender discos y que alguien pague por verlo. Hizo que las disqueras y televisoras se pelearan por él, pero antes tuvo que pagar un precio.

El precio que tuvo que pagar el también actor fue el desprecio de su propia empresa que lo parió, ahí el cantante recibió su mejor lección, según se lo confesó a la conductora Gloria Calzada:

"Entender que ganar o perder un reallity o concurso de canto no basta para decir ya la hice”.


Carlos Rivera es prueba de fe, es prueba que la necedad sí funciona en la vida y de que aferrarte a lo que te gusta hacer, tarde o temprano, te hará caer en el momento adecuado, con la persona adecuada.

Que como dice la máxima de un periodista de espectáculos en México (Horacio Villalobos):

“El talento es un cheque en blanco que se cobra tarde o temprano”


Bien por Carlos Rivera por irse de TV Apesta, ¡donde lo despreciaron sin siquiera haberlo probado!

¡Bien por él!; por no soportar al "Tomás Baro de la televisora del Ajusco"(Martín Luna). El tiempo confirmó que "los Aztecos" son simples ignorantes que no saben hacer televisión ni hacer crecer a su talento. ¡Qué bueno que escapó al teatro para huir de la mediocridad! Bien por televisa por ver en él a una mina de oro que tiene todos los ingredientes para triunfar: buena voz, un actor en potencia, una cara bonita, joven talentoso y multifacético ¡¿qué más quieren?!

Carlos puede ser actor, cantante, conductor, bailarín, nada más falta que cocine bien. Lo puedes explotar en la música , en las telenovelas, en las series, en los programas juveniles. El niño cae bien donde quiera que se presenta, no es chocante, no tiene la fama en la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada