domingo, 1 de enero de 2017

Crítica de la película Moana por Mario Meza


Moana (Walt Disney Animation Studios, Diciembre 2016) es una regular película que brilla más por sus gráficos que por su impacto en la historia.

Como en todas las películas de Disney, hay un trabajo multidisciplinario en la estructura del guion, como también en la construcción del perfil de los personajes y los escenarios. En Moana se nota que hay un quehacer antropológico detrás.

Es tan evidente que Disney en cada cinta está usando toda su tecnología porque esto se refleja en pantalla, esto es un "arma de doble filo", ya que no terminas de ver (apreciar) todas las imágenes en una sola sentada.

Para disfrutar Moana; es necesario hacerlo dos veces, ya que los detalles en los dibujos están tan bien hechos, que el largometraje se convierte en un cúmulo de elementos visuales que en la primera vista es imposible de captar.

Moana tienen una complicada historia que para el público latino es quizás difícil de entender; posiblemente el público estadounidense (con su multiplicidad de etnias y culturas) se sienta empático con una trama que gira en torno en una isla perdida como las Trobian o el famoso Hawai, pero los que hacen su vida en simples poblados urbanos pueden "perderse" en lo que los animadores nos quieren envolver.

Moana parece la cruza de Lilo y Stich con "Pocahontas".


Moana vuelve a ser de esas cintas en donde "sentimos" que los personajes cantan en cada capítulo-secuencia. Sí, Disney siempre nos pone historias donde sus protagonistas cantan y cantan pero aquí los espectadores LO NOTAMOS. 

Bueno se la pasamos a Disney, ya que nos había dejado descansar de películas 100% musicales como en Cars, Up, o Intensamente. Los ejecutivos de Disney siempre habían sido prudentes en no hartarnos con tantos musicales.

En Moana existe un elemento que ya lo habíamos visto y permanece en el imaginario colectivo:

¡UN CANGREJO CANTANDO "BAJO EL MAR”!

Sí, un cangrejo, en la profundidad del mar, entonando la canción "Bajo el mar” que en 1989 se hiciera famosa por la película "La Sirenita"

Moana no será "el éxito decembrino" de La Casa Disney. ¿Pero qué importa? Si este año (2016) se aventaron taquillazos como "El Libro de la selva".

En la sala de cine vi niños entretenidos más por las canciones que por la historia; repito, visualmente es agradable a la vista, incluso antes de la proyección se exhibió un cortometraje llamado "Cerebro y Corazón" que muestra soberbiamente que la compañía Disney lo que le sobra es dinero y talento.

Tal vez la cinta que compitió en temporada "Sing" (Illumination Entertainment)la rebasó en historia, pero Moana no decepciona a los niños y niñas que solo quieren "ver algo nuevo en el cine".

"Sing" es gloriosa, lo sabemos. Moana es para fánaticos de la animación, es para personas que solo buscan entretenerse por un momento junto a sus hijos; es para un público poco exigente que desea “una historia nueva en pantalla”(entre comillas, porque dicen la Biblia que "no hay nada nuevo bajo el sol”) y pasar el rato. Si la quiere ver en DVD pirata hágalo, pero si puede pagar no se arrepentirá por la animación que sobrepasa la perfección y una historia que la ponemos en la categoría de "pasable".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada