sábado, 15 de octubre de 2016

TRABAJO EN EQUIPO Y LA CRUDA REALIDAD Por Fernando Martínez


Todos sabemos la definición de trabajo, todos sabemos su significado, pero ¿a qué nos nos referimos cuando la juntamos en la oración "Trabajo en Equipo"

La definición de "Equipo" que dan los manuales es:

"Un equipo de trabajo es un grupo de personas organizadas, que colaboran juntas para lograr una meta"


Esta afirmación es la que se da en los "Manuales de Organización" pero a mi parecer está incompleta; nadie te capacita para la vida real, nadie te dice que tendrás que lidiar con seres humanos, nadie te dice que el trabajar para/ con seres humanos puede provocar roses porque "el otro me cae mal", chismes, envidias, malos-entendidos.

Además, ¿Qué pasa si hay...

Malos Jefes o un “mal Jefe”?
Malos empleados / integrantes ?
Apatía que sienten uno o varios integrantes ?
Falta de compromiso por uno o varios integrantes ?
Falta de preparación / educación del trabajo a realizar por uno o varios integrantes ?
Solo el interés de “cobrar la quincena y salir”?
Abuso de confianza (del jefe a los empleados o de los empleados para el jefe?
Roses ?
Chismes ?
Malos entendidos ?
Falta o falla de comunicación ?
Envidias ?
Egoísmo ?
Soberbia de uno o varios integrantes del equipo?


Por naturaleza o no, (no es el fin de este escrito discutirlo), los seres humanos buscamos el beneficio personal, hasta llegar a ser totalmente cínicos en nuestros individualismos y egoísmos. Y seamos realistas, siempre estará el empleado que "lleve agua para su molino".

Debemos comprender al otro en su diversidad y debemos entender que "un grupo en sí mismo no necesariamente constituye un equipo". 


Porque otras definiciones de Equipo son:

"Un grupo de dos o más personas que interactúan, discuten y piensan de forma coordinada y cooperativa, unidas con un objetivo común."

También puede ser un conjunto de personas coordinadas y con una meta a cumplir para beneficiarse 

Cada cabeza es un mundo, cada uno trae sus propios problemas y preocupaciones, y jamás nos ponemos a pensar por la situación por la que está pasando el otro.

Nos falta empatía.

En los trabajos hay millones de anécdotas como millones son los trabajadores que día a día comparten un espacio, (quieran o no), con otras personas:

Una anécdota que me contaba una estudiante de un curso que impartí sobre la "Capacitación en el Trabajo", fue que ella un día vio a la señora que hacía el aseo de su oficina muy pálida; y ella, como mujer, se sintió aún más solidaria con la trabajadora de intendencia, así que la llevó, no solo al hospital, sino después hasta su casa. 

Mi capacitanda (como nos sugieren nombrarle en el instituto donde colaboro) me comentó que después regresó al trabajo con "el chisme" de que ella había abandonado su área y no había avisado a nadie.

Después yo le pregunté: 

¿Y qué hubiera pasado si te hubieran despedido y supongamos, que consigues otro empleo, y vuelves a ver a otra compañera enferma, volverías a hacer lo mismo? Recuerda la vieja frase: "El que se mete de redentor sale crucificado".

Ella me respondió:

"Sí, porque como diría mi abuelita, es algo que ya traigo, es mi carácter"

El trabajar en equipo siempre ha sido un reto, en las escuelas no te lo enseñan y podríamos decir que te mal-enseñan a trabajar en conjunto. Por ejemplo:

En el nivel Secundaria siempre está "el que hace todo", "el que va por las tortas", alguien que sí redacta, después el que expone frente a grupo y, por supuesto, el que no hace nada.

En la Primaria nos homogeneizan con un uniforme, en la Secundaria nos piden que todos debemos tocar la flauta, en la Preparatoria "ya estamos muy viejos" para cambiar el carácter y en la Universidad puede ser demasiado tarde.

Pero nunca será tarde para cambiar el rumbo a cualquier situación, podemos combatir la apatía, la desunión y los problemas de comunicación que se generan en los Equipos Laborales al RE-Eduacar a las personas. 

¿Cómo ?

1.-HACER CURSOS, HACER “RETIROS” DENTRO DEL LUGAR DE TRABAJO CON EL FIN DE REORIENTAR A LAS PERSONAS.

Ojo, no estamos diciendo que se vayan a beber un viernes por la noche todos los de la oficina, quizás habrá buenas experiencias de integración en ello o quizás habrá el clásico de que todos se ponen borrachos y hasta los de la oficina se besan, pero esto no es hacer un actividad con fines de integración.

2.-Reforzar los valores HUMANOS, LABORALES, EMPRESARIALES CON MANUALES 

Muchos durante décadas atacaron el manual de urbanismo de Carreño, ahora creo que nos fuimos a los extremos, se criticó tanto este manual que ahora a nadie interesa, pero ahora nadie se sabe comportar en los lugares públicos (cine, teatro, transporte público, oficinas, etc.) 

A que voy con lo anterior, pues que ahora necesitamos rescatar lo mejor de los manuales de urbanismo, los manuales de empleados o todo aquello que nos pueda hacer buenas personas.

Para subir el autoestima a nuestros subalternos o compañeros podemos ubicar a todo el personal con la metáfora del cuerpo que procede del Cristianismo y que está escrita por San Pablo en donde ubica a Cristo con la cabeza y a su iglesia con el cuerpo:





Aquí puede entrar la reflexión de que hasta lo que puede ser el miembro más insignificante del cuerpo como el dedo meñique sirve, pues este ayuda al equilibrio del cuerpo.

¡Increíble que la mejor analogía que se le hace al concepto equipo salga de la Biblia!


TEORÍA DE LOS SISTEMAS 

En 1950 el biólogo austríaco Ludwig von Bertalanffy inventa esta teoría en la cual se hablaba de un sistema en la naturaleza, donde seres vivos y no vivos interactúan y se necesitan entre sí para poder vivir:



Con el paso del tiempo se extendió a diferentes campos de estudio, como la cibernética y la información. Más tarde el sociólogo alemán Niklas Luhmann (1927–1998) ha sido uno de los responsables de adaptar y aplicarla en el ámbito de las ciencias sociales. Para después afirmar que: 

La sociedad es un sistema 

Pero después lo teorícos en comunicación toman la Teoróia de los Sistemas y se enfocan en "La teoría sistémica": 

"Los enfoques sistémicos en comunicación abandonan el modelo del telégrafo y pasan al modelo de la orquesta".

Es aquí donde queremos retomar la analogía de "orquesta"; pues un buen trabajo en equipo se ejemplifica muy bien cuando vemos que hay un líder (el director) y un equipo (los músicos) donde cada uno hace su trabajo, con diferentes aptitudes, talentos, experiencias en el mismo tiempo.


En conclusión, el Trabajo en equipo sí es un grupo de personas que trabajan juntas por un objetivo en común, pero estás deben tener coordinación y la visión de que cada una hace un trabajo digno y necesario para su institución, empresa o área laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada