sábado, 30 de septiembre de 2017

Bienaventurados los que asisten a la escuela, porque ellos tienen una bendición de Dios Por Gianfranco Fuscaldo Albino


Pocos lo saben, nadie la valora

A Malala Yuzafat su corazón le dijo que asistir al colegio es un Derecho Humano, que en este mundo y a estas alturas del partido no a todos los niños se les concede.

¡Si tantos de los que “se van de pinta” lo pudieran comprender!

Si todos los seres humanos tomáramos consciencia que hay millones de niños sin escuela porque la vida y los padres no les dieron una oportunidad de ver qué hubiese pasado si un pizarrón, un maestro y un libro los hubiesen “tocado”.

La escuela es cristiana aunque no lo quiera; porque ahí se ejerce una da las “Obras de Misericordia Espirituales”:

Educar al que no sabe.

En la educación se convierten vidas.

La “buena educación” debe producir seres humanos que siempre ejerzan la justicia, el bien actuar, la paz y el amor. Si esto no se da después de haber pasado por un salón de clases, algo estamos haciendo mal.

Si no se transmiten de generación a generación los valores universales anteriores, entonces NO ES BUENA EDUCACIÓN. Es una educación, como diría Paulo Freire: “una educación bancaria”, donde sólo se va a que el maestro deposite conocimientos en la mente del niño. (1)

La buena escuela hace que los alumnos quieran a su maestro y el maestro quiera a sus alumnos.

En la escuela JAMÁS DEBIMOS SACAR A DIOS, porque Él inspira, consuela, alimenta baña, refresca, educa, acompaña con gran amor de padre; con Dios en los salones de clases el bullying no se daría tan satánicamente que impulsará a los estudiantes al suicidio.

La escuela es ahora más incomprendida por los protocolos y mentes cuadradas, que han hecho de ella un “papeleo” de Planes de Estudio  y trámites, donde importa más el “documento oficial”, las calificaciones que el conocimiento.

La evaluación cuantitativa nunca podrá retratara la realidad. Nadie dice que un 9 nos diga cómo en verdad está el alumno. Lo recomendable es una evaluación cualitativa.

¡Una YouTuber llamada “Mars” pensó que la escuela es una cárcel de represión que parte de un sistema corrupto y opresor!

¡Pobre de ella!, ¡pobre de sus padres!, y qué lástima me da la preparatoria en la que ella “estudió” que sólo le produjeron esa visión.

Con el estómago vacío la escuela no da resultados, por eso en África se desgarran los profesores en tratar de enseñar a los más desamparados.

Con una situación de violencia dentro de la familia, la mente del niño será un caos y la escuela un infierno pues ahí será incomprendido.

Pero, ¿qué pasa con los niños que a pesar de la pobreza, violencia, abandono, hambre, y desnutrición logran salir de ese círculo vicioso? Sí un individuo rompió las cadenas de la ignorancia y de paso la de la extrema pobreza La Escuela (como institución) tendrá que celebrar una victoria.

Hay autores como Michel Focoult que señalan que la escuela tradicional es alienante, quizás tenga algo de razón; pero debemos primero aprendernos las reglas para poder después con auto-crítica romperlas.

¡Benditos hoy los universitarios!, más los que tienen acceso hoy a las mejores universidades del planeta (privadas y públicas)

Se dice que LA EDUCACIÓN ES CARA (así, con mayúsculas). Porque aunque no se pague una colegiatura “alguien o alguienes” sustentan esa educación, en la mayoría de los casos son nuestros impuestos

También aunque el alumno pague centavos al mes (como en la UNAM) por estar en una institución de educación pública, el tiempo es dinero; es decir, que estar en una silla dos, tres, cuatro, ocho horas, no es para pobres, con este tiempo bien se produce dinero. Cuánto podrías hacer con ese tiempo, es relativo, el punto es que un obrero sentado no es productivo, aquí se pierde tiempo y por lógica dinero.

Hay quien a sus 99 años decide matricularse, ¡mis respetos! El ser humano es el animal que nunca dejará de aprender.

Si supiéramos cuántas vidas no se han transformado dentro de un salón de clases. Pero todo no sería posible sin el trabajo de un profesor. ¡Dichosos los que han encontrado a un buen maestro(a)!

Si estás pensando meterte a una escuela de capacitación, estudiar un curso, aprender un nuevo idioma, capacitarte en un oficio, estudiar una licenciatura o simplemente prepararte en cocinar, mi consejo es ¡Hazlo!

Quizás los primeros días, meses o años creas que no hay resultados; es después de muchos años que “haciendo el recuento de los daños” comprobarás cuánto has cambiado. Te lo dice alguien que ha pisado tres universidades y no está arrepentido de eso.

Si eres estudiante, agradece el momento que vives y valóralo. No será por siempre. Tienes el privilegio de los ricos: según la UNESCO 58 millones de niños en el mundo no pueden matricularse en la educación básica. (2)

¡Oh Dios, cuánto me lamento por los talentos abortados! , ¡Por los genios que nunca llegaron a serlo!

La guerra, la pobreza, la discapacidad, la migración, la violencia, la inconsciencia, la ignorancia, la indiferencia, la apatía SON LOS ENEMIGOS DE LA EDUCACIÓN, ESTOS SON LOS ASESINOS DE LOS ESTUDIANTES ABORTADOS.

ESTUDIA, LEE, CAPACÍTATE, ENFRÉNTATE, ANALIZA, CRÍTICA , HUYE DE LA IGNORANCIA Y CORRE RÁPIDO HACIA EL APRENDIZAJE; hazlo por los que nunca podrán hacerlo.


(1) La educación bancaria es la concepción de la educación como un proceso en el que el educador deposita contenidos en la mente del educando. El término aparece por primera vez en la obra Pedagogía del Oprimido del pedagogo brasileño Paulo Freire, quien analiza de forma crítica esta visión de la educación, la cual denuncia como un instrumento fundamental de opresión, en oposición a una educación popular.

En lugar de observar la educación como un proceso de comunicación y diálogo consciente y con discernimiento, la educación bancaria contempla al educando como un sujeto pasivo e ignorante, que ha de aprender por medio de la memorización y repetición de los contenidos que se le inculcan. Bajo esta lógica, el educador selecciona la información de forma a priori, para luego instruirlas, viéndose a sí mismo como un poseedor de verdades únicas e inamovibles.

La expresión como tal se origina con la obra de Freire, pero la idea en sí encuentra un paralelismo con las ideas del pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi, que ya había rechazado dichas técnicas en el siglo XVII.

(2) Nota: "124 millones de niños están sin escolarizar en el mundo, dos millones más que hace cuatro años".
Periódico: El Mundo
Redactado por: AFP
En:

No hay comentarios:

Publicar un comentario