jueves, 7 de diciembre de 2017

LUCÍA MÉNDEZ: TE CONFÍO EL CANAL DE LAS ESTRELLAS Por Fernando Martínez



Hay que recordarle a la gente que el tema institucional de un canal de televisión, lo explotó(y lo reinventó) Televisa con sus dos principales señales de televisión abierta: Canal 2 y Canal 5. 

Mandado hacer por el magnate Emilio Azcarraga Milmo, el tema que nos ocupa se volvió toda una marca; es quizás, el jingle más importante de un canal de televisión, que nunca se ha dado, ni se dará, y nos referimos al de "El Canal de las Estrellas", tema que se posicionara con la voz de la popular actriz mexicana Lucía Méndez. 

Hoy, a 20 años de su muerte, nos damos cuenta que el magnate dueño de Televisa sí amaba la televisión; él no la usó como “moneda de cambio” o “tarjeta de presentación” para obtener favores políticos, como lo hizo su competidor, Ricardo Benjamín Salinas Pliego.

El señor Emilio Azcárraga Milmo, como se leía su nombre en los memorándums dentro de su televisora, tenía carácter, dignidad, huevos; era un caballero y no “un Huicho Domínguez” como Salinas Pliego.

“El Tigre” pudo haberse equivocado en darle el tema institucional de su canal más importante, y con mayor penetración en México y en el extranjero; a su musa, amada, amante, "puta", actriz, novia, mujer, la entonces hermosa jovencita que llegaba en su carro de lujo a Televisa San Ángel y tenía permiso de meterlo hasta los pasillos; la única diva que parqueaba su automóvil hasta la puerta del foro donde ella grababa.

Eran los tiempos, que hoy extraño, del señor Azcárraga, donde dentro y fuera de la pantalla, se veía “el amor” por el medio de comunicación electrónico más importante del finales del Siglo XX.

Seamos honestos, Lucía Méndez nunca cantó, nunca pudo entonarse, sin embargo logró convencer a un público de ella sí era una artista completa. La voz de Lucía Méndez tuvo que ser ecualizada, y al final, se logró un tema institucional exitoso. Pero nunca hubiera sido posible sin la mano de los creativos, productores, editores, musicalizadores y arreglistas que estuvieron detrás de la campaña de marketing del Canal 2.

La canción, Emilio se lo pudo haber dado a cualquiera de sus estrellas con tan solo señalar con un dedo. El tema institucional del “El Canal de las Estrellas” hubiera podido quedar en mejores voces; una Dulce me viene a la memoria, o ¿por qué no? Con la archirrival de Lucía, Verónica Castro (que tampoco era nada entonada). Pero no, Azcárraga Milmo consintió a su niña con “la joya de la corona”. 

Fue en el año 1988 cuando el jingle se colocó para siempre en el maginario colectivo de los mexicanos. 

Envidia les debería de dar a muchos, que ni eso pudoieron hacer (lease TV Azteca)

Sería interesante saber qué se escribió en ese contrato que firmó Lucía Méndez, ¿a qué se comprometió?, cuánto le pagaron, cuál era su compromiso profesional ante un reto que pudo haber sido un rotundo fracaso.
Repetir este promo, por quizás, veinte o treinta veces al dia, en el canal con la mayor penetración y audiencia de los años 80s es de no creerse.

Miles de "artistas" hubieran dado lo que sea por ese logro. Las cantantes Lucero y Thalía lo lograrían en la década siguente.

Quizás, “El Tigre” no lo dejó por escrito, quizás nunca le mandó una nota, quizás no aparece en el contrato ni un renglón de la confianza que Azcárraga Milmo le dio a Méndez;  pero el dueño de Televisa arriesgó demasiado en darle a “una cara bonita” con voz mediocre el tema institucional de su querido Canal 2. 

Sí, Emilio le confío El Canal de las Estrellas a Lucía Mendez, quizás confiando que sus técnicos, editores, arreglistas, musicalizadores, directores de marketing y productores “no dejarían morir” a la Méndez ni ponerla en evidencia y ridículo ante los millones de televidentes que confiaban día a día en la programación de la televisora.
Podría haber sido un fracaso, pero el Tigre además de inteligencia se rodeaba de un bien equipo. Su dinero lo podía hacer todo, hasta hacer quedar bien a Lucia Mendez ¡Hasta hacerla cantar! 

Pero ¿qué tiene el promocional que fue todo un éxito?

Pues tiene timing, ritmo; el mensaje es claro y sencillo, es fácil de entender hasta para un niño de cinco años. La gente le gustaba ver reunida y feliz a sus "estrellas" favoritas. 

La canción, (la letra), muy con el tono de la época, era "respetusosa"; me refiero que no ofendía a "la gran familia mexicana", no era en ningún momento reaccionaria o políticamente incorrecta.

El Tigre no confío a su equipo de profesionales "un simple promo" de aproximadamente dos minutos; no, Ázcarraga Milmo les dejó un legado, un tesoro, una marca muy importante a nivel mundial.

El Canal de las Estrellas tenía ya una década de haberse posicionado en la tele-audiencia. Y el videoclip los muestra: amas de casa, trabajadoras domésticas, oficinistas, abuelitas, jardineros, amigos.

También se presume la infraestructura de la televisora: camarógrafos, técnicos, iluminadores, periodistas, actores, cantantes, cómicos y hasta el mismo Emilio Azcárraga Milmo aparecen demostrado que "ese canal sí que es del gusto de, y para, chicos y grandes".

Desde los primeros segundos vemos un satélite, la antena y el logo de la empresa. Si recordamos que el nombre de Televisa se forma por la unión de las primeras letras de "Televisión Vía Satélite", entonces entedemos estos primeros segundos.

Les dejamos el tema institucional que encontramos en la plataforma You Tube, DOS VIDEOS para que reflexionen si a 30 años de distancia este fue o no una gran estrategia de marketing.






NOTA: Videos encontrados en la plataforma You Tube y su última fecha de consulta para elaborar este escrito fue el jueves 7 de diciembre del 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario